Llegué A La Edad De Plata, ¿Ahora Qué Hago?

10 de Marzo de 2020

Por: Fabiola Nava

En nuestra conferencia mensual de febrero “Llegué a la edad de plata, ¿ahora qué hago?” -impartida por Alejandra Ruiloba, maestra en Terapia Familiar Sistemática-, se centró en ver a la vejez como un beneficio y no algo problemático para la persona.

“¿Se sienten felices de pertenecer a la tercera edad?”, “¿por qué la gente no quiere llegar a ser adulto mayor?”, fueron algunas de las preguntas que lanzó nuestra expositora al público. Y la respuesta es bastante sencilla: la sociedad no está preparada o apenas está en proceso para adaptarse.

Algunos ven la edad adulta como escalar una montaña cuesta arriba, la cual se siente más pesada, si hay ausencia de motivación. Es normal hasta para un alpinista experto, quien tendrá momentos de duda y pesar, pero habrá algo que lo mantenga fiel a su camino… “la ilusión de llegar a la cumbre”, afirma Juanito de 71 años.

“Experiencia, familia, tranquilidad, felicidad…”, son palabras que nos llevan a una sola cosa: sabiduría.

“Es una característica que solamente ustedes tienen, nadie más la tiene”, explica Alejandra Ruiloba. Las personas mayores son sabias, no sólo por acumular conocimientos, también porque “tienen otra visión de la vida, otra visión de la realidad, otra visión del tiempo, de lo que realmente es importante”, puntualiza Ruiloba.

La sabiduría fácilmente se demuestra en los millones de lecciones que nos regalan, pero también, “con el simple hecho de ser y de estar”, para nuestra expositora es fácil comentar esto porque ha sido testigo de cómo los miembros de Villa Plata, le han brindado paz con sólo su presencia.

Es importante compartir la sabiduría, pero también, se debe disfrutar.

En esta nueva etapa es para disfrutar todo aquello que se abandonó a mitad del camino, debido a la falta de tiempo, responsabilidades… “Éramos tan abnegados, tan sacrificados que vivieron una vida para los demás”, reflexiona Alejandra.

Es cuestión de soltar preocupaciones ajenas para comenzar a vivir, ser responsables de la felicidad propia. El alpinista está concentrado en su misión, escala y escala, pero al llegar a la cima:

“¿Qué pasa cuando llega a la cima? Ahí, sí deja sus cositas, se sienta, observa y disfruta, ¿verdad? Eso es la tercera edad, dejamos de lado...En la medida en que ustedes lo vean como una meta, lo tengan claro, lo van a ir haciendo; si se puede ir soltando”.

La edad de plata significa llegar a nuestra propia cima, momento para disfrutar de lo bueno y malo, ser capaces de apreciar tanto el pasado como el presente para decir “ésta es mi obra de arte, esto es lo que yo soy, esto es lo que he sembrado, lo que cosechado y esto es lo que me hace a mí, grande".

Sin embargo, en la conferencia también se recalcó la importancia de que el adulto mayor exija y luche por sus derechos a tener una vejez activa. No quedarse con los brazos cruzados, ni mucho menos, dejar pasar la vida ante sus ojos.

“Con paciencia, con delicadeza, con cariño se cultivan unas cosas hermosas”, asegura la expositora. Así que, no existen pretextos para negarse a emprender retos nuevos, retomar antiguos pasatiempos, mantener y crear lazos de amistad.

Otro punto destacado fue el poder sanar “[…] aquellas heridas que hayamos hecho o nos hayan hecho a nosotros. Ustedes son como soldados de guerra, ¿verdad? Ninguno de ustedes puede decirme que está invicto de algunas batallas o que no tiene heridas, que no tiene cicatrices, todos”.

El objetivo de Villa Plata es proporcionar esa paz como la de un ganso, el cual vuela libremente, tranquilo, acompañado y aprecia la realidad desde arriba porque posee la mejor vista.

La vejez trae consigo muchos beneficios y oportunidades, pero también, pesares en la salud física, emocional y mental. Sin embargo, es importante centrarse en lo positivo y hacer el esfuerzo para superar esas dificultades.

Por último, Alejandra Ruiloba, les sugirió a los adultos mayores que se propusieran metas en sus diferentes dimensiones, por ejemplo: nivel físico, hacer 30 minutos de ejercicio al día; nivel emocional, hablar con un psicólogo sobre inquietudes; nivel espiritual, rezar por los seres queridos; nivel intelectual, aprender un idioma y nivel social, celebrar su cumpleaños a lo grande.  

También mencionó, el tener un propósito final como una vejez activa, positiva, feliz...En consecuencia, orientar todos los medios para llegar a ese determinado fin, por ejemplo, recurrir a instituciones como Villa Plata que tienen como objetivo el cuidado integral del adulto mayor.

Nuestra expositora cerró la conferencia con este mensaje:

“Porque ustedes son un gran don de Dios, hay quien lo sabe descubrir y hay quien no, pero eso no importa, eso ya no depende de ustedes, eso depende de que la gente tengamos los ojos abiertos o no. Los demás, los que compartimos con ustedes, si lo queremos aprovechar, si lo queremos disfrutar, allá nosotros. Pero ustedes no cambian, ustedes no dejan de ser lo que son por el hecho de que otros no se lo reconozcan. Entonces a vivir muy felices.”

Les recordamos que cada mes, realizamos conferencias y talleres respecto a temas sobre el adulto mayor. 

¡Los esperamos!